jueves, 29 de mayo de 2014

Tú disparaste primero.

Manchas de café mis sueños. Trepas por las sábanas de mi cama. Te alojas en los rincones de mi cuerpo. Enredas con mi pelo. Enredas con mis ideas, con mis sentimientos. Erizas mi piel a base de caricias, como si de una corriente eléctrica te tratases. Me invades. Poco a poco. Te siendo a 200 km en una noche clara que podría ser de los dos. Te veo a un metro de distancia. Te reconozco porque eres la única persona que prefiere mirar al cielo estrellado antes que apurarse a terminar la botella de ginebra. Te reconozco porque yo solía subir a la azotea de tu edificio y perderme contigo debajo de las sombras de las estrellas. Decías que no te importaba que esta noche no saliera la luna, mientras que de mis labios sí saliera  un beso.

Pero en cuanto tu mirada se cruza con la mía, sé a ciencia cierta que esas estrellas no volverán a formar un manto que esconda nuestro amor ante los vecinos. Tendré que buscarme otra azotea llena de promesas. Lo único que no podré cambiar de esta noche será la intensidad de tu mirada, que te enciende los sentimientos, te desnuda las ideas, consigue hacer que las llamas de la hoguera, al lado de la luz de tus ojos, parezcan simplemente los puntos suspensivos de nuestra historia, que entienden tan poco de ella como yo lo hacía... Hasta conocerla a ella.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Martín, me alegra que te gustara :)

      Eliminar
  2. Un texto precioso al igual que el blog y demás entradas que he estado observando. Creo que me quedo por aquí para seguir leyéndote.
    Un besito desde http://carminyarmadura.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Ay... la nostalgia. Cómo envenena, ¿verdad?
    Tengo que decirlo: el título me vuelve loca. Es magnífico.

    Te mando un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. ¡holahola! muchas gracias por pasarte por septem borealis, gracias a ello he podido descubrir este sitito tan cuco, y si me dejas me quedo. a ver si yo también me mancho de café, o mis sueños..
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Gran texto, ya desde la primera frase me has capturado hasta el punto final. Precioso.
    Un beso!

    ResponderEliminar