viernes, 11 de abril de 2014

Has traído la primavera a mi piel.

Me gusta cuando finjo que estoy enamorada de ti, al igual que me gusta ponerme relojes que no tienen pila, simplemente porque quedan bien. Me gusta cuando me imagino tu lengua recorriendo mi piel, y me gusta pensar que eso me excitaría. Tu nombre queda bien entre las palabras “amor” y pasión”, por eso me gustas. Pero cuando nos cruzamos por la calle no me fijo más en ti de lo que me fijaría en un reloj que no marca la hora. Me gustas porque me sienta bien el amor, al igual que una blusa roja; me sientas bien. Me gustas porque me despiertas por dentro, no porque seas tú, sino por lo que yo he hecho de ti (numen).

Muérdeme la espalda, muérdeme los miedos y caerán al suelo unos cuantos versos escritos por mi piel todas las noches de marzo que me faltaste.

Tu perfume resucita las ganas de querer sentir; pero cualquiera podría ir al supermercado más cercano a comprarse un frasco igual. De hecho, si tiene tanto beneficio, ¿por qué no nos compramos todos el mismo? ¡Resucitemos a la humanidad al completo! El problema sería que, por mucho que usaran tu perfume nunca serían capaces de sonreír de la manera en la que tú sonríes; nadie me miraría con tanta intensidad. La primavera la trajiste tú una tarde de marzo cuando abriste los ojos después de una siesta.

Dime, ¿quién es capaz de provocar un cambio de estación con tan sólo un pestañeo? Has traído la primavera a mi piel.


Al perfume del supermercado tampoco le viene adjunto el hoyuelo que se forma en tu mejilla cuando te ríes, ni el tacto de tu piel intentando quitarme el frío de la noche; y nadie sabría tampoco irse de la manera en la que tú te has ido, casi sin hacer ruido… No vaya a ser que me diera cuenta. 

9 comentarios:

  1. "Al perfume del supermercado tampoco le viene adjunto el hoyuelo que se forma en tu mejilla cuando te ríes, ni el tacto de tu piel intentando quitarme el frío de la noche; y nadie sabría tampoco irse de la manera en la que tú te has ido, casi sin hacer ruido… No vaya a ser que me diera cuenta" esa frase me encantó, le pude interpretar tan bien, y sentir que la escribía yo y hasta recordar el hoyuelo de su mejilla ese que tanto me gustaba, al igual que su sonrisa, esa que me hacía feliz. Gracias por pasar por mi blog y perdón por la demora de pasar por aquí, pero mejor tarde que nunca, no? Un beso enorme y hermosa entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, he estado leyendo alguno de tus textos y estoy impresionada, genial... de verdad.
      Me gustaría que te pasases por mi blog y me ayudases un poco a conseguir 'fama' y que la gente critique lo que lea. MUCHAS GRACIAS:)
      Te dejo aquí mi blog: http://longingme.blogspot.com.es/

      Eliminar
  2. Es muy lindo,aun que no tendría q haberlo leído, o no recordar su perfume, ni mi sonrisa pensando en la suya. Se fue en puntitas de pie pero serró la puerta tan fuerte que temblaron las paredes...

    ResponderEliminar
  3. Escribes precioso... soy nueva en esto, te agradecería mucho que te pasase por mi blog y que pusieses un comentario a modo de crítica. UN BESAZO

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué ternura al escribir! Incluso si ese nombre no es más bonito que una blusa o un reloj que no marca es bello sentir amor. Cada uno lo siente a su manera y eso es lo más bonito.

    Por cierto, ¡gracias por dejar tu comentario en mi blog! A raíz de eso he llegado aquí, y pienso seguir visitándote. Es una suerte.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. WOW, que frases tan hermosas has creado acá. Me encantó de principio a fin. Hermoso, fascinante.
    ¡Un abrazo desde Costa Rica! :)

    ResponderEliminar
  6. Me encantan todos tus textos... estoy esperando el siguiente con muchas ganas!

    ResponderEliminar
  7. Estoy por acá releyendo esta obra de arte, me encanta, ¡me encanta! Sin palabras

    ResponderEliminar
  8. A mí me sienta bien quedarte por aquí. Me instalo, decidido :D.

    ResponderEliminar