martes, 16 de marzo de 2010

Deja que te acompañe.

Ella era italiana, él francés. No comprendían el significado de las palabras que el otro decía, pero se lo decían todo con la mirada. Se iban enamorando con cada sonrisa. Va callendo el sol y es hora de despedirse. Dos mundos distintos, dos idiomas diferentes, y lo único que tenían en común eran sus ganas de amarse.

-C'est le plus beau moment de la journée, raccompagner chez vous à la maison.
(Es el momento más feliz del día, acompañarte a casa).
+Questo è il momento più triste della giornata, lasciare.
(Es el momento más triste del día, dejarte).

1 comentario: